Screenshot http://www.laperla.com

Screenshot http://www.laperla.com

Dejémonos de romanticismos. Si queréis que os regalen o regalar bombones y rosas… yo ahí no me meto. Pero… ¿qué pasa con el deseo carnal en una noche tan importante como es San Valentín? Después de una cena, en la que por supuesto no pueden faltar los afrodisíacos y un buen vino… ¿con qué pensáis sorprender a vuestro chico?

Para empezar, comprad ropa interior muy sexy y elegid rojo o negro para poneros encima una camiseta transparente con la que dejéis entrever vuestro portentoso escote. No os olvidéis que los chicos se guían muchísimo por el físico y, más, por una buena delantera.

Tampoco pueden faltar unos buenos tacones. Recordad que siempre estilizan más la figura femenina.

Y después de la cena… ¡llega el placer! ¿Te has planteado la idea de comprar algún ‘juguetito’? Puede ser para los dos o para ti misma. En el fondo, también será un regalo para él porque a ellos les encanta ver a sus chicas excitadas. Acércate a un sex shop y opta por el mejor producto del mercado: vibradores, masajeadores… ¡Incluso existe el Kama Póker!, con el que podrás provocar momentos eróticos y de pasión.

Da rienda suelta a tu imaginación. Además, no hay cosa más sana que el sexo: haces ejercicio, quemas calorías, alivia el estrés y… ¡luego dormiréis como auténticos bebés!