deja que la luz entre en tu vida

deja que la luz entre en tu vida

Pensé en coger mi moto y poner rumbo al IKEA para coger uno de esos sacos enormes y resarcirme con mi sed consumista en un afán materialista por reconstruirme sentimentalmente. Pero luego me entró la perecilla y pensé si la montaña no viene a Mahoma, haré que Mahoma se ponga a hacer un poco de escalada online.

Así que hice que la tienda de decoración viniese a mi casa, como no tenía una idea exacta de lo que quería, me puse a bucear en su catálogo, a valorar diferentes diseños y estilos. Y el brainstorming me ha servido de mucho. Fácil, no pierdes mucho tiempo, sentadita desde el sofá de mi casa con mi té en mano. Desde luego que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida y aún más si podemos adquirir los productos desde casa.

En este sentido, creo que he encontrado la solución a todos mis problemas en el portal de Pedro Salcedo. Cuenta con un amplio repertorio de tejidos, ropa para el hogar, de diferentes estilos, frescos y naturales a la par que relajantes y cálidos. Es muy sencillo, vas añadiendo los productos a tu cesta y ellos se desplazan a tu domicilio para instalártelo. Así que como dijo Pe en su momento, “The winner is: Pedrooooooo!”

La tienda de decoración en casa

Si la semana pasada renovaba mis noches, con juegos de sábanas fresquitos para poder conciliar el sueño, ahora alzo la mirada a mis ventanas y a renovar cortinas. Normalmente las colchas de la cama se llevan toda nuestra atención, son las estrellas del dormitorio y es en lo primero que nos fijamos al entrar una habitación. Pero una vez conforme con mi nueva envoltura nocturna, tenía que darle un filtro nuevo de luz a mi casa.

Hay que llevar la teoría a la práctica y los consejos Feng shui, tenía que aplicarlos en las entradas de luz a ver si así me siento más relajada, que últimamente estoy un poco turbia, como se suele decir en un impass. Nada de las típicas cortinas tradicionales victorianas, que recuerdas de toda la vida, tras las que te escondía a jugar al escondite. Le voy a dar un toque más oriental a mi habitat con paneles japoneses y panos en colores crema, para que recuerden a la arena del desierto y elementos naturales y me hagan guardar la armonía. Además, va a quedar de lujo con la alfombra que tenía en mente.

El lino es un material idóneo para este tipo de complementos, es fresquito, deja pasar bien la brisa y la luminosidad externa. Da igual el largo de vuestros ventanales, pues desde tu casa puedes indicar las medidas que necesitas y tus deseos son órdenes ¡se desplazan a tu domicilio para confeccionarlo in situ!

A ver si encuentro la manera de combinar lo viejo con lo nuevo, modernizar mi casa y airear mi karma. Si tenéis algún consejillo para que mi casa esté a la última en decoración ¡será bienvenido!