La costumbre de sentarnos en torno a una mesa para disfrutar junto a los nuestros de una copiosa comida (que en muchos casos procede de lo sobrante la noche anterior) y celebrar la Navidad, está dando paso a la organización de fiestas para también conmemorar la festividad con la gente que nos rodea durante el año pero de una forma diferente a la habitual.

Canapés navideños

Canapés navideños

Diferentes tipos de fiesta

A la hora de plantearnos como hacer una fiesta de Navidad es recomendable elegir un motivo navideño que sirva como patrón para la celebración. Como por ejemplo, que todos los invitados tengan que ir disfrazados de algo relacionado con la festividad (Papa Noel, renos, árbol de Navidad…) o que sea imprescindible lucir una prenda de color dorado.

Una de las tendencias que está proliferando últimamente es la de realizar una fiesta privada. Bien es cierto que todas las celebraciones son de este carácter y no se suelen dejar las puertas abiertas para que todo el mundo entre, pero con el término privado se quiere hacer referencia a la exclusividad y se pretende recrear esas fiestas hollywoodienses en las que los invitados han de presentarse con una sofisticada invitación y se transmite la sensación de que no existe una velada igual en muchos kilómetros a la redonda.

Fiestas para niños

Si tenemos hijos, lo mejor es organizar una fiesta de Navidad para niños e invitar a sus primos o a sus compañeros de clase para que disfruten de una merienda que podemos preparar nosotros mismos con platos pensados especialmente para los más pequeños presentándolos de una forma vistosa y con formas de animales o motivos navideños.

Podemos comunicar a los padres de los otros niños la celebración de la fiesta de una forma original, mediante invitaciones con dibujos de nuestros o hijos o a través de páginas como celebratodo.es, donde aparte de poder crear el evento, se puede gestionar el presupuesto y la lista de productos para que al final acabemos celebrando una fiesta perfecta.