captura dietaatkins.com

captura dietaatkins.com

Casi no habíamos quedado durante todo este año, entre que se ha comprado una casa, obligaciones laborales varias y la echaba muchísimo de menos. Ya había olvidado lo que era reírme sin saber muy bien el porqué, y la complicidad que se desprende entre nosotras. Tendré que secuestrarla más a menudo, que parece que le tengo que organizar otra despedida de soltera para que nos vayamos de fiesta, pero una ¡fiesta de verdad! ¡como las de antes!

El relax de la vida conyugal y las largas horas de oficina le han hecho ganar algún que otro kilito, me ha sorprendido que ella recurra a hacer una dieta tan estricta, porque siempre ha sido una ultradefensora de la alimentación mediterránea y criticaba a todas las que nos dejábamos caer en esos “engañabobos” de las revistas. Pues como toda mortal, ha caído en el fenómeno celebrity y se ha dejado convencer por las consignas de adelgazamiento de la mísmisima Rihanna.

Dietas por fases

Al igual que la dieta Dukan, la dieta del doctor Atkins se divide en tres fases: la de inducción, la pérdida progresiva y la de mantenimiento. Diferenciándose únicamente en la cantidad de hidratos que se van incorporando.

Aunque la dieta Atkins nos permite adelgazar en poco tiempo, tiene una serie de efectos colaterales. Puede elevar el colesterol y los triglicéridos, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares debido al consumo ilimitado de carnes rojas, embutidos y huevos.

Fase de inducción

En esta primera fase, se eliminan por completo los hidratos de carbono tanto dulce (azúcares) como salados (almidón), durante un período aproximado de dos semanas. De este modo, el cuerpo quema sus reservas naturales de glucógeno almacenados en el hígado y los músculos. Estas reservas suelen agotarse a los cuatro días. En ese momento, el cuerpo comienza a segregar una serie de hormonas para descomponer la grasa almacenada y seguir obteniendo energía, segregando una serie de compuestos llamados cetónicos. La presencia de éstas cetonas en la orina indica que se está quemando grasa y estamos adelgazando de verdad.

No obstante, la inducción no debe alargarse demasiado, máximo unas dos semanas, pues la presencia elevada de cetonas en la orina no es aconsejable para el correcto funcionamiento de nuestro sistema renal. Así que por el bien de nuestros riñones, hay que beber mucha agua, para ayudar a depurar. Puedes hacer test de cetosis, con unas tiritas que venden en farmacias para ir regulando tu alimentación ¡sin hacer locuras!

Alimentos permitidos por Atkins

  • Come cuanto quieras, pues las proteínas inhiben el apetito:
  • Carne (excepto hígado), pescado y mariscos.
  • Huevos en la forma y cantidad que desees.
  • Quesos curados y semicurados moderadamente.
  • Grasas de cualquier tipo y sin límite: aceite, mayonesa, mantequilla.
  • Bebidas: agua, café descafeinado, infusiones.

No se puede comer

  • Azúcar y derivados.
  • Cereales, fruta, maíz y legumbres.
  • Patatas y féculas.
  • Harinas y todo producto que la contenga: pan, pasta.
  • Leche.

Fase de pérdida progresiva

En esta fase es donde debemos estar más atentos a las reacciones de nuestro cuerpo según vamos incorporando los hidratos a la dieta. Lo más recomendable es incorporar verduras y hortalizas que dan el flujo de energía necesaria y no son demasiado calóricas. Además uno de los inconvenientes de la fase de inducción es que suprime la fibra y las vitaminas, lo cual no es nada saludable.

Fase de mantenimiento

Una vez has llegado a tu peso ideal y no quieres adelgazar más, puedes ir incorporando paulatinamente los hidratos de en cantidades razonables a tu régimen. Incluso darte algún capricho y tener al menos una comida de celebración a la semana. Esta dieta no hay que planteársela como un plan para adelgazar sino como una nueva forma de comer y comenzar a cuidarse.

Dieta Atkins vs. Dieta Dukan

Ambas se basan en el rechazo al recuento de calorías que se propone en otros planes y plantean un régimen basado en fases o categorías de alimentos. Prohibiendo grupos de alimentos como los hidratos de carbono y promoviendo el consumo ilimitado de proteínas.

No obstante la dieta Atkins, permite el consumo ilimitado de grasa animal en aceites, mantequillas y cremas, lo que el Doctor Dukan critica duramente pues no podemos perder nuestra propia grasa si estamos incorporando grasa de otras fuentes en nuestra ingesta diaria. En su defecto, en la dieta Dukan se proponen carnes limpias libres de grasas que aportan los elementos esenciales, previenen el desgaste del músculo y favorecen una pérdida de peso más duradera.

En mi opinión la dieta Dukan parece más coherente con las recomendaciones hacia un equilibrio nutricional, aunque sigo pensando que como la dieta mediterránea, con sus verduritas ¡no hay ninguna!