Making Of- Los solteros son para el verano

Bien es sabido que tras el verano el parte meteorológico nos informa de un aluvión de divorcios debido a depresiones post-vacacionales y- lo que es más triste- a que se pasa demasiado tiempo con la pareja estando ociosos, más de lo acostumbrado. Pero las parejas más informales y los alérgicos a las uniones-para-toda-la-vida prefieren cortar por lo sano antes del verano.

¿Por qué? Precisamente porque olfatean un verano de triunfo para su entrepierna, que suele estar reñido con mantener una relación estable. Los más cobardes- ellos se calificarían como considerados-, auguran posibilidades de desmadre, pero también saben que lo mismo no conseguirán llevarse el gato al agua, y no quieren adelantar acontecimeintos. Mejor cornuda que perdida es su lema.

El verano es para los solteros

Lo peor es que incluso las personas solteras no podemos librarnos de que esta situación nos salpique. Este verano han sido dos amigas y un amigo los dejados a inicios del verano por el mismo tipo de persona que luego abandonará a su perro en la carretera para correrse una juerga estas vacaciones.

Me veo obligada a ponerme el uniforme de amiga que año tras año contempla la misma situación sin repetir “te lo dije”- aun pensándolo- para no hundirlos más en la miseria.

¿El lado positivo? Se ha formado un gran escuadrón de singles a mi alrededor con ganas de viajes y de actividad, de recuperar el tiempo perdido.

Cómo me alegro de estar soltera.

Así empezó todo: Making of