Lo habréis visto y oído por todos los medios, pero os tengo que hablar de esto ahora que además me he unido a la comunidad LGTB. Por algunas ciudades españolas ha ido circulando un autobús que llevaba escritas en su carrocería las palabrasLos niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siendo mujer”.

Justo esta semana Disney anunciaba la homosexualidad de un personaje de la Bella y la Bestia, lo que es un avance a nivel global dado que es la empresa de comunicación más importante del mundo. Pero no todo podía ser tan bonito. Tenía que llegar un autobús impartiendo odio y discriminación.

Es Hazte Oir quien ha sembrado la polémica de nuevo. Esta asociación ya apuntaba maneras, pues hace unos meses se enfrentaba al grupo VIPS por realizar un spot en el que aparecía una pareja homosexual, y contra El Corte Inglés por la misma razón.

Como puede comprobarse, es una asociación ultraconservadora que incita al odio y nos devuelve a la Edad Media. Chicas, de verdad que no puedo entender a este grupo de personas.

¿Alguna vez se os ha pasado por la cabeza decidir sobre la vida de alguien a quien ni siquiera conocéis?

Pues a ellos sí. Yo este tipo de pensamiento retrógrado ni lo comprendo ni lo comparto. Entiendo que haya gente mayor que, dadas sus circunstancias históricas,  lo piensen porque en este mundo tiene que haber de todo aún en 2017. Pero el hecho de imponerlo al más puro estilo franquista es, cuanto menos, detestable.

Transfobia sobre ruedas: la polémica de la que hay que hablar

La cara que se nos quedó a todos al ver dicho autobús.

España se supone que es el país más liberal referente a la sexualidad del mundo. Es por eso que no debemos permitir que sigan existiendo autobuses transfóbicos, mentes enfermas ni asociaciones tóxicas.

La justicia mediocre de nuestro país por una vez lo ha hecho bien, y hemos conseguido que deje de circular el polémico autobús mientras continúe con el mensaje que lleva impreso. El juez que ha llevado el caso lo justifica diciendo que las palabras escritas sobre la carrocería suponen un indicio de “acto de menosprecio a las personas de orientación sexual distinta”, y por lo tanto comete un delito contra la “dignidad de las personas”.

Os dejo con una canción de un grupo con historia curiosa. Parecía estar liderado por un hombre pero en 2014 el mismo salió del armario para hacerse mujer. Ahora se llama Laura Jane Grace y en la canción que os dejo aquí habla de la represión que sintió durante sus años como hombre.

Justo lo mismo que puede que estén sintiendo hoy muchas personas debido a el autobús que esperamos sea destruido.

Este polémico autobús ha sido una de las peores cosas que he visto actuando contra la libertad sexual. ¿Y vosotras, amigas? ¿Qué es lo que os ha hecho hervir la sangre en este setntigo? ¡Os leo en comentarios!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR