Resulta que ahora está de moda el positivismo. No teníamos bastante con el running (el footing ya no se lleva y correr no existe) que ahora, allá donde miremos vamos a encontrarnos con frases como “Hoy va a ser un buen día”.

Lo mejor de todo es que según esta creencia hay que ser así desde por las mañanas, sin desayunar. Hoy quiero reivindicar mi derecho a levantarme de mal humor.

La vida es el mayor regalo… ¡y al despertase más!

Pues no señores y señoras, ¡yo así no puedo vivir! El famoso postureo se está extendiendo en demasiados ámbitos. Que sí, que está muy bien ser optimista. Que sí, que la vida hay que exprimirla, disfrutar de los pequeños detalles… pero reconoced que no siempre se puede estar de buen humor.

Tengo una confesión que haceros: me encanta dormir. Dormir, comer, el sexo… típicos placeres de los que hay que disfrutar. Entonces me pregunto, ¿por qué hay que estar contento cuando se madruga? No lo entiendo.

Te levantas a las siete de la mañana (en vez de acostarte a esa hora) y lo mejor de todo es que lo tienes que hacer por obligación. Con la legaña puesta te miras al espejo, ya ni te traumatizas porque lo ves todos los días, pero afecta. Si eres de las mías irás siempre con prisas y seguramente no te sirva de nada porque perderás el autobús, el metro o te ocurrirá cualquier otra cosa para llegar tarde y empezar el día de culo.

¿Pretendéis que vaya por la calle sonriendo y pensando lo maravilloso que es madrugar?

Mi derecho a levantarme de mal humor no me lo quita nadie

Y es que yo cuando me levanto no quiero ni que me hablen. Tengo derecho a estar enfadada si quiero, motivos no me faltan, pero eso no significa que esté todo el día así.

¿Por qué hay gente que se empeña en hacer creer que siempre están de buen humor y que no estarlo perjudica a la salud? Yo estoy convencida de que enfadarse es sano y levantase de mal humor es lo más normal del mundo.

De hecho, una reflexión interesante sería comprobar qué cansa más mentalmente: ser positivo full time o empezar el día de mal humor para ir mejorando con el paso de las horas.

Y tú, ¿sigues la corriente positivista o eres de las mías?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR