Foto de /www.lunanuevameyer.com

Foto de /www.lunanuevameyer.com

Es lógico. Mi madre, que es un poco más moderna, a veces también se asusta cuando hablo abiertamente con ella sobre sexo. Son mujeres de otra época.

Doy gracias por vivir este momento, por no haber crecido en la época de mujeres reprimidas -que en pleno siglo XXI todavía queda alguna…- y hombres machistas a tutiplén. Doy gracias por poder hablar sin tapujos de lo que me gusta y a expresar mis opiniones libremente.

Revolución sexual

El problema es, que no solo mi abuela y mi madre se llevan las manos a la cabeza cuando la gente expresa sus opiniones y cuentan sus experiencias sexuales sin vergüenzas, si no que todavía queda mucha gente que se escandaliza cuando es una mujer la que habla abiertamente del tema.

Hay muchas personas que se crean conceptos de mi algo equivocados. No señores no, no soy una ninfómana ni nada por el estilo. Me encanta el sexo, por supuesto. Pero no estoy enferma ni lo necesito a todas horas. Tampoco soy una cabra loca que solo piensa con la vagina.

Pero tampoco soy de aquellas que se conforman con cualquier cosa. A mí me gusta disfrutar y si mi chico no lo consigue, o ponemos cartas en el asunto, o lo siento cariño pero ya no podemos seguir juntos. No solo de pan vive el hombre.

Desde hace unos años, los jóvenes inician sus relaciones sexuales a una edad más temprana. ¿Esto es bueno o es malo? Para mí, que se inicien más temprano a los placeres naturales de la vida, no me parece mal, pero que también se informen primero. La información y el saber nunca están de más.

Vivimos una época de revolución, aunque esta ya comenzó a mediados del siglo pasado, considero que está en pleno auge. Por mi parte…

¡Qué viva la revolución sexual! ¡Qué vivan los anticonceptivos! ¡Qué viva el placer vaginal!

Sexo libre

Ya no es necesario tener pareja para poder tener una vida sexual plena. Por la parte que me toca… ¡menos mal! Aparte de la cantidad de artilugios que existen, los “follamigos” son unos protagonistas importantes en mi vida.

Ya no está tan mal visto que una mujer pueda tener sexo con alguien que no sea su pareja. Aunque todavía los vecinos siguen poniendo mala cara cuando subes a casa cada día gente diferente…

Pero lo mejor de todo es poder disfrutar del sexo sin compromisos. Sin compromiso a que si no te gusta tengas que repetir o sin compromiso a tener que quedarte a dormir con alguien con el que sólo te apetecía echar un polvo.

Disfruten queridos, el sexo es maravilloso…