En Japón las geishas eran instruidas para aprender a actuar y a comportarse de forma que diese el mayor placer al hombre, pero no sexual, sino a través de la música, el baile, la narración… Estos cursos pueden ser la continuación de una tradición que data del S. XVIII, aunque con la introducción del acto sexual como tal.

Curso para ser prostituta de super lujo

En Madrid ofrecen la posibilidad de acudir a un curso los fines de semana, en los que te enseñan las artes amatorias para poder convertirte en una prostituta de lujo. El curso tiene un coste entre 600 y 750 €, así que quien esté interesada vaya ahorrando.

El perfil de las mujeres que lo están solicitando son mujeres casadas, con más de 30 años y con problemas económicos. ¿Será para que su marido no se vaya y la tenga en casa o para ayudar en la economía familiar?

En el curso te enseñan a cómo comportarse ante el sexo grupal, cómo hacer frente a las prácticas sexuales poco comunes, o a cómo desinhibirse en esta situación. El curso a pesar de su alto coste está teniendo éxito y está teniendo bastante aceptación, tanto que ya van por la segunda edición.

El desembolso es un poco elevado para lo que es, pero bueno, luego lo recuperan en el primer día de trabajo. Mi pregunta es: ¿darán clases prácticas? Y si es así, ¿quién será el profesor tan afortunado? Creo que muchos se pegarían por serlo.

Curso en barra americana o pole dance

Sin embargo, hay prácticas como la del baile en barra americana o pole dance, que era sólo destinado para las stripper, que aprendían para engatusar a los hombres. Hoy cualquiera podemos aprender a bailar en una barra, comprar una para ponerla en medio de la habitación y darle el gustazo a nuestra pareja (son como un puntal de obra, que se quita y se pone).

En muchos gimnasios nos ofrecen las clases desde 150 € al mes, y además de darnos más seguridad en nosotras mismas, ayudarnos a sentirnos más sexys y deseadas, nos ayudan a innovar en el terreno sexual. Puede ser un regalo para tu chico, darle la sorpresa de que te has convertido en una stripper profesional sólo para él.

Se da en los gimnasios porque es un “deporte” que ayuda a fortalecer sobre todo los brazos y las piernas, ya que es necesario tener una musculatura apta para sujetar el peso de tu cuerpo sólo con las manos apoyadas en una barra. No es necesario acudir con poca ropa, ni ir desnudándose poco a poco. Las chicas que acuden van como a cualquier clase de aeróbic, y nadie mira mal a nadie porque todas van a lo mismo.

La primera opción, aprender a ser prostituta de super lujo, considero que más que enseñar a dar placer, que eso todas sabemos y todas somos prostitutas en nuestra cama con nuestra pareja o compañero sexual, deberían enseñar a cómo tener el estómago de vender tu cuerpo al mejor postor.

La segunda opción me encanta, me parece un deporte de lo más original y sexy, y todo lo que nos haga ser mejores en el sexo, bienvenido sea. ¡A bailar!