Captura de deviajesbaratos.com

Captura de deviajesbaratos.com

En España, una empresa llamada Hammams de Al Ándalus, se ha encargado de recrear estos lugares, manteniendo la ambientación típica y la filosofía original: disfrutar con el sonido del agua, el contraste de las temperaturas y la relajación del silencio. ¡No eran listos ni nada!

El Corán exigía las abluciones para poder orar, ya que el agua limpiaba el cuerpo y purificaba el alma, pero también eran lugares de encuentro. En la actualidad son lugares para relajarse.

¿Dónde podemos encontrarlos?

La empresa que los ha creado comenzó hace 10 años en Granada. Fue el primer baño árabe que se abrió desde 1492, y es de estilo nazarí. Dispone de una piscina caliente, una templada y una fría, además de una sala para masajes, y una piedra caliente en la que puedes tumbarte y contemplar el techo con estrellitas.

Más tarde abrieron el de Córdoba, de estilo califal, que a pesar de no ser uno de los reclamos más conocidos de la ciudad, merece la pena hacer un hueco para visitarlo.

Por último se abrió el de Madrid, en pleno centro, de estilo mudéjar tardío, que da la opción de relajarte en el bullicio de una ciudad como es Madrid.

Actualmente están construyendo uno en Toledo, la ciudad en la que más culturas convivieron juntas, y en 2012 se abrirá el de Málaga.

Se puede disfrutar de un baño desde 25 €, y existen descuentos para estudiantes. Además, no es necesario llevar gorro ni chanclas (sí bañador ;p), aunque sí llevar 1 € para la taquilla. Disponen de secador para las que no podemos salir con el pelo enmarañado. A mí lo que me encanta es que te ponen teteras para que puedas tomarte un té con hierbabuena (no permiten meter los vasos en las piscinas).

El mejor regalo para tu pareja

El hamman de Madrid se encuentra en la Plaza Jacinto Benavente, al lado de la Puerta del Sol, y es el único que dispone de un restaurante de comida árabe. El mejor regalo puede ser un baño, con un masaje y una cena con espectáculo, todo desde 65 €.

El hamman de Granada se encuentra situado en la Plaza de Santa Ana, a los pies de la Alhambra. Os recomiendo reservar hora para las 11 y media de la noche, porque a esa hora tendréis los baños árabes para vosotros solos. Antes de esa hora podéis acercaros a las teterías de Calle Elvira y tomar un té y una shisha (no se si con la nueva ley antitabaco permitirán fumar aunque sea una pipa de agua), entreteneros en los puestecitos árabes y dar un paseo por los jardines de la Alhambra de noche (no necesita entrada), subiendo por la cuesta Gomérez, que a pesar de que hay que reservar fuerzas para subirla merece la pena.

Para mí es de los planes más románticos y y completos. No olvidéis hacer la reserva. Os aseguro que le encantará. Y a vosotr@s también.