¡Hola amigas! ¿Qué tal lleváis la semana? Yo sigo emocionada por todos los mensajes de cariño que me habéis enviado tras mi salida del armario como bisexual. Y, bueno, también por un nuevo juguete sexual que ha llegado a mis manos este pasado fin de semana. Su nombre no puede ser más sugerente: Fiera.
El sábado tenía una reunión de tuppersex con unas amigas que veo cada tres o cuatro meses. El lugar donde las celebramos suele ser la casa de alguna de nosotras y, en esta ocasión, fue en la mía. De entre todos los juguetes sexuales y artilugios que nos presentó la asesora, hubo uno que me dejó sin palabras. Como habréis podido adivinar, se llama Fiera y es bisexual de él voy a hablaros en este post.

LA SUCCIÓN, PRINCIPAL VIRTUD DE FIERA

Mi cara cuando uso Fiera

Tengo que reconoceros que, mientras la asesora nos hablaba de las bondades de Fiera, yo no podía evitar arquear las cejas, pero no de sorpresa sino de desconfianza. Siempre he pensado que no hacía bien lo de levantar las cejas ante este tipo de situaciones, vamos que mi cara de escepticismo estaba pasando desapercibida, hasta que (¡Oh, cruel realidad! No soy buena actriz) oí las palabras ” a ver Rebe, que te veo poner caras raras, comprueba por ti misma que Fiera succiona”.

La verdad es que más que incredulidad, lo que yo sentía era un poco de rechazo ante la idea de que una máquina me sorbiera el clítoris. Tras dejárselo claro, posó el aparato sobre mi mano. No os podéis ni imaginar lo increíblemente placentero que fue eso. Mi opinión sobre el juguete cambió de un solo plumazo. De hecho, creo que he batido un récord mundial en ese aspecto. Ni que decir tiene que lo primero que hice, una vez lo compré y se marcharon mis amigas, fue probarlo.

Si en la mano ya había sido brutal, en mi sexo la satisfacción ya era casi inasumible, sentía que mi cuerpo no podía gestionar tanto placer. En principio, Fiera está pensado para mujeres que sufren una libido baja o aquellas postmenopáusicas porque lo que hace es estimular el flujo sanguíneo y, así, generar excitación y lubricación para un pleno disfrute de la penetración. Sí, es muy heterocéntrico todo, pero, afortunadamente, se les debió de ir la mano con la succión porque a mí me hace llegar al clímax.

MODO DE EMPLEO

Fiera tiene forma de lengua y cabe perfectamente en una mano. Por eso, lo único que necesitáis para utilizarlo es estar tranquilas y cómodas. Su base es de silicona y cuenta con tres programas distintos de masajes. Una vez que hayáis escogido el que más os satisfaga, lo único que tenéis que hacer es frotarlo por los genitales. Además, la principal ventaja que tiene Fiera es que tú puedes dirigir la intensidad del cunnilingus sin preocuparte por poder estar ahogando a tu compañero o compañera.

Desde el sábado, lo he utilizado cuatro veces y, después de venirme, siempre pienso en esa frase mítica de “si yo fuese lo suficientemente flexible como para hacerme todo lo que sexualmente demando, iba a estar yo sufriendo por amor”. Aunque soy partidaria del equilibrio en todos los aspectos de mi vida, lo cierto es que si pertenecéis al grupo de las que creen firmemente en esa frase, Fiera es lo que estabais esperando. Así que:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR