Ese maravillo periodo de tiempo en el que una vez acabada la relación, te das cuenta de todas esas cositas que antes no te molestaban que incluso veías entrañables, ahora las odias a muerte. He de decir que es la etapa más divertida de todas, sobre todo para los que te rodean ya que no paras de sacar trapos sucios del susodicho para regocijo de receptores.

A pesar de ser la más divertida, es importante superarla, ya se sabe que odiando se hace la vida más fácil y en definitiva, odiando el olvido duele menos. Y es que es mucho más jodido ser consciente de que has dicho adiós a un amor bonito, a una persona que de verdad merece la pena. Es complicado darte ser conscientes de que el amor se acaba y que nadie tiene la culpa, simplemente toda historia tiene un final y lo maduro es asumirlo y abrir un nuevo capítulo en tu vida. Eso sí, pasando por la fase odio para desfogar un poquito de esa rabia acumulada con la vida, con el personajillo que te dejó tirada, con la maldita suerte que conspira en tu contra o para distraer a tus coetáneos.

¿Cómo identificar que estás en la fase odio?

El primer paso es asumirlo. Si quieres superar la fase odio asume que estás en ella, pero ¿cómo? Voy a darte algunos ejemplos exactos para que puedas identificarla más fácilmente:

-Ese diente torcido: antes te parecía sexy ese piño torcido. Ahora te da el mayor de los repulses.

-Los dineros: antes pagabais a medias, y lo veías normal que te pidiera la mitad de la cuenta en una cena porque “pobre, tiene un trabajo mal remunerado” Ahora crees que es una rata de cloaca que si fuera por él, hubiera ahorrado hasta en condones.

-Eres una ameba asexuada: no quieres tener ningún tipo de trato con el género masculina, odias cómo respiran, cómo andan, cómo comen. Odias a todos menos a tu padre.

-Te planteas la posibilidad de consumir pescadito fresco en el lecho conyugal.

-Esa risa que antes te parecía graciosa ahora te da arcadas.

Estos son solo cinco ejemplos exactos para identificar si estás en la denominada por psicólogos de prestigio como Fase odio. Ahora bien, esto es a gusto del consumidor, tampoco me voy a poner exigente a estas alturas. Y como lo bonito de esta vida es compartir os invito, te invito querida amiga lectora, a que escribas en los comentarios esos momentos que en un pasado fueron bonitos y que ahora te revuelven todo el tránsito intestinal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies