Lleva un tiempo muy de moda esto de la demisexualidad. Y como el indie o folk, ahora parece que todo dios es demisexual. Oye pues mira NO. Vale que tengas criterio a la hora de acostarte con un tío. Pero la demisexualidad no se trata de un criterio que tú puedas razonar, se trata de impulsos, de atracción sexual. Y la atracción sexual amiguita, no se controla.

A tenor de lo dicho, creo que es importante conocer si eres o no demisexual, así que te voy a dar una serie de cositas con las que puedes averiguarlo.

Qué NO es ser demisexual

Si no te basta con el macht te Tínder para bajarte la ropa íntima y necesitas mantener una conversación, conocer al susodicho, sus gustos, aficiones etc, no significa que seas demisexual. No se conocen a las personas hablando por Tínder.

Peor no solo en Tínder, sino conociendo en un bar a un tío también te puede pasar esto. Conoces a un hombre atractivo, pero te suelta algún comentario que te descoloca, por muy bueno que esté el susodicho, es probable que tu libido baje a la altura de tus pies. EN cualquier caso, sabes que ese hombre es muy atractivo, y hasta te ha llegado a excitar, pero después de ese comentario, la posibilidad de mantener una noche de sexo desenfrenado se ha desvanecido. Esto lo has razonado, los demisexuales no lo razonan, porque es un impulso.

Qué SÍ es ser demisexual

Pongamos por ejemplo, que aparece Quim Gutierrez en tu casa, desuno, con evidentes síntomas de excitación y tú, le dices, hola, ¿qué tal, ¿quieres un café y hablamos? Entonces, es posible que seas demisexual porque Quim, desnudo, no te pone. Necesitas crear un vínculo especial con esa persona para que te excite. No significa que no sepas que es un hombre con todas sus cosas muy bien puestas. Puedes, y lo valoras como puedes valorar al David de Miguel Ángel, pero por fortuna o por desgracia, las estatuas no te hacen lubricar.

Entonces amiga, si aparece Quim Guitierrez en tu casa y no te excitas, eres demisexual.