Chicas, hoy os voy a derrumbar un mito: no sé tanto de sexo como creíais. Lo sé, os he decepcionado, pero ¡no os alarméis! Es que he averiguado que había muchas cosas que no sabía de los preservativos.
Por eso, como me gusta hablar de estos temas para estar en igualdad, te voy a contar las cosas que no sabías sobre los condones. Sí, a ti, para que no te pille nada por sorpresa.

10 cosas que no sabías sobre los condones

  1. El 40 % de los condones los compran las mujeres. Eso significa que la excusa de que te da vergüenza se puede ir acabando ya. Esta bien eso de darse placer una misma, pero nunca se sabe…
  2. Se utilizan 5.000 millones de preservativos al año. Con este dato solo me surge una pregunta: ¿por qué unos tanto y otros tan poco?
  3. Los condones extra grandes no son tan grandes. De hecho, solo hay unos pocos milímetros de diferencia. A partir de ahora cuando un chico se intente “tirar el pisto” puedes llamarle fantasma en toda su cara.
  4. Dos condones al mismo tiempo = ERROR. No es más seguro, todo lo contrario. La fricción entre los dos provocaría la rotura así que limítate a relajarte y disfrutar.
  5. Materiales variados. No, no solo existe el látex. Y no me refiero solo a los de poliuretano para los alérgicos. Los hay de lino, seda, tripas de cordero y hasta de materiales extraídos ¡de peces! Muy agradable pensar que esas sustancias visiten nuestros genitales…
  6. Existe ropa hecha con condones. Y no, ni la he diseñado yo ni tengo ninguna prenda, aunque no lo descarto. La diseñadora y artista brasileña Adriana Bertini es la propietaria de esa mente tan original.
  7. Aguantan casi 4 litros de líquido antes de romperse. No sé sabía si extrañarme por si alguien lo consigue llenar o por la gente que lo comprueba de todas formas.
  8. No son un invento reciente. Ni si quiera lo fue con nuestros abuelos. Se dice que hay pinturas en una cueva francesa que garantizan su existencia desde hace 12.000 y 15.000 años atrás. ¡De los egipcios tenemos hasta pruebas físicas!
  9. No interfieren en el placer. ¡Que no te engañen los que van de listillos! La diferencia entre usarlo y no usarlo es irrelevante en cuanto a placer así que siempre protegidos.
  10. Svangerskabsforebyggendemiddel. Mi teclado está en perfecto estado. Así llaman los daneses a los condones. Ni preservativo, ni gomita, ni chubasquero… Cuenta la leyenda que desde que una chica empieza a decirlo hasta que termina, el que ha terminado es su pareja.

¿Cómo os habéis quedado? Si sabéis algún dato curioso más ¡compartidlo!